Charles Fleury, Señor de Blancrocher (c. 1605 - Noviembre 1652) fue un lautista francés
conocido principalmente bajo el nombre Blancrocher (Blanrocher, Blancheroche), 
fue uno de los  ejecutante que lideraban activamente en su día en Paris. 
Si compuso o no es desconocido; un solo movimiento de danza sobrevive atribuido a él en el así llamado Manuscrito Vaudry de Saizenay, "Allemande l,offrande".
Su nombre se volvió bien conocido en siglo XX, pues después de su súbita muerte (cayó precipitándose desde una escalera) 
varios de los compositores más importantes de su tiempo escribieron "Tombeaux" en su memoria, 
lautistas como Denis Gaultier, "Sous Dorien: Allemande, grave, tambien conocido como "Andromede", una allemande en La M de "La Rhetorique des dieux",
y François Dufaut, "Tombeau de Mesieur de Blancrocher";
clavecinistas como Louis Couperin, "Tombeau de Messier de Blancrocher" (este y el anterior aparecen en el manuscrito de Bauyn),
y Johann Jakob Froberger, "Tombeau fait a Paris sur la morte de Monsieur Blancheroche" (Cf.infra).
El último citado era amigo íntimo y fue testigo de la muerte de Blancrocher, ya que el lautista parece ser que murió en los brazos de Froberger.
Fleury fue  hijo de Louis, Valet de cámara del rey, y de Mathurine de Vallois (+1625), 
Dejó seis hijos menores de edad, su hijo Charles casó con Anne de Franchere o de Fransure in 1633.
(Gracias a Pablo Lentini Riva, guitarrista, pueden oirse todas las obras citadas recogidas en su disco
"Le Tombeau de Monsieur Blancrocher", se encuentra disponible en Spotify.)

De la producción de Froberger destacan seis piezas que han suscitado comentarios encendidos y no es para menos
pues se trata de obras con un denominador común, poseen títulos descriptivos de un caracter tenebrista:
lamento, lamentatio, memento mori, planto, tombeau, concretamente en cuatro de sus suites:

- Suite XII (Lamento sopra la dolorosa perdita della Real Mstá di Ferdinando IV, Ré de Romani) 

- Suite XIV (Lamentation sur ce que j'ay été volé)

- Suite XX (Memento propia morte)

- Suite XXX (Plainte faite á Londres pour passer la Melancholie)

A lo que hay que añadir dos piezas independientes:

- Lamentatio -faite sur la mort tres douloureuse de Sa Majesté Imperiale, Ferdinand le troisiéme; et joue lentement avec discretion. An.1657

- Tombeau faict á Paris sur la mort de Monsieur de Blancrocher 


Respecto al entorno de Suite de esas piezas especiales citadas hay que hacer notar que el musicólogo y editor Guido Adler
cambió el orden de las piezas siguiendo el criterio de un editor del XVII quien pensó que era más comercial
poner la vivaz gige como pieza final de las suites de Froberger en vez del criterio original más serio de Froberger,
quien ubicaba la solemne sarabande como última pieza de la suite,
también se cambió editorialmente el orden permutando el lugar de la courante para que alternaran los tiempos vivos y lentos,
a diferencia del criterio de Froberger que enmarcaba en dos tiempos lentos 1º y 4º los otros tiempos rápidos,
más ligeros de caracter y menos interesantes que los más lentos, es decir, el orden original era:

-1 allemande, -2 gige, -3 courante y -4 sarabande.

Con los cambios editoriales que llegaron también a la ordenación de las suites de Bach el orden quedó:

-1 allemande, -3 courante, -4 sarabande y -2 gige.

Realmente es muy diferente escuchar estas obras con el orden cambiado y contrariado a oirlas en su orden original, afortunadamente 
los intérpretes actuales suelen volver en general a las fuentes manuscritas originales cuando pueden pero si se advierte alguna interpretación
según el criterio de Adler se debería al menos volverla a escuchar de nuevo según el criterio de Froberger genuino.

Por si no fuera esto ya suficiente perturbación también se haya en la suites de Froberger otra fuente de errores 
en cuanto a la numeración de ellas, según el manuscrito de Strasbourg (Cf.infra) llevan otra numeración las suites que las propuestas por Adler,
por lo que no se percibe bien la evolución de estilo y carácter a lo largo de unas treinta suites que se han conservado.
Hay que tener en cuenta que en vida de Froberger prácticamente no se editó nada de su obra, solo después de su muerte se editaron
con criterios comerciales que perpetuaron los errores en la secuencia original de las piezas y en en el orden real de composición de las suites.

Volviendo a esas seis piezas con títulos descriptivos y en especial a la última, quizá la más notable por su belleza abolutamente desgarradora,
ya desde su título completo:
"Tombeau fait á Paris sur la mort de Monsieur Blancheroche, lequel se joue fort lentement á la discretion sans observer aucune mesure"
(puede encontrarse la partitura en http://imslp.org/, y oir varias versiones en https://www.youtube.com/) 
se percibe algo excepcional, esa "desmesura" rítmica, ese como romperse todas las hechuras rítmicas
como consecuencia de esa extrema lentitud, reflexiva, discreta, que pide Froberger al intérprete
en quien delega casi como albacea de su propia muerte reflejo de la muerte de su amigo...

Cavilando en sus secretos expresivos o de cualquier otro tipo se observa que además de un estilo "brisé", roto, proveniente del laud y que pasó
al clavecín con su carácter rítmico libérrimo hay un rasgo llamativo y son los catorce pulsos rítmicos sobre un mismo sonido en la parte baja de la mano izquierda,
combinados y redoblados para expresar el tañido fúnebre de un juego de campanas en el llamado "toque de difuntos",
un tono en síncopa o contratiempo contra otro tono más grave 
(como ejemplos más modernos, los dos sonidos graves que aparecen y se reiteran desde el comienzo de "Funérailles" de F.Liszt 
o los dos sonidos alternos graves que lo sugieren y que estructuran "Pour le Tombeau de Debussy" de Manuel de Falla)

Pero hay algo más aquí que todo buen conocedor de la notación literal musical germana si es además un buen conocedor de la obra de BACH percibirá,
y es que si en esa notación alfanumérica B = 2, A = 1, C = 3, H = 8 = 14, número desencriptado desde sus letras portadoras, bach.htm
no es menos cierto que si encriptamos esos catorce sonidos de Froberger de su "Tombeau", nunca mejor dicho ya que "cripta" y "tumba" se corresponden bien
se observa que la clave reveladora de porqué ese número, 14, es significativo se haya en el título y en el apellido de "Blanche...
en efecto, si se analiza ese apellido de acuerdo al mismo modo que el de Bach se ve a ojos vistas que B A C H / B (l) A (n) C H 
tienen cuatro letras significativas correspondientes tanto a sonidos como a pulsos rítmicos
(descartadas la "l" y la "n" por no corresponder con sonidos y descartada la "e"  al ser muda en francés en el encriptado de Froberger).
Por si queda alguna duda de esta elucubración obsérvese la doble escala descendente de 14 intervalos con la que termina el Tombeau,
más allá de esa caida desgraciada...
(de nuevo en Falla nos encontramos en su otra obra in memoriam "Pour le Tombeau de Paul DUKAS" junto al tañido sugerido en este caso por los mordentes redoblados en octava
el rasgo característico complementario que hemos visto en Froberger, es decir, el tratamiento cabalístico de asociar letras del apellido del homenajeado a notas musicales.)

Ludger Remy, clavecinista, que grabó las catorces suites del manuscrito de Strasbourg ya citado señala en sus notas 
además de que este manuscrito contiene la mayor colección de suites de Froberger que se conoce, 14,
que Froberger se retiró del mundanal ruido y que se dedicó a la cábala.
Si se observa la aparición tras su muerte de un manuscrito con ese número 14 asociado de nuevo a Froberger,
y se nos informa de la muerte reciente del comentarista y magistral clavecinista citado al comienzo de este párrafo
a los 68 años (6 + 8 = 14) y que el que escribe este comentario tiene justamente 68 años...demuestra lo actual y "vivo"
de estos "Tombeaux in memoriam".

Se ha escrito mucho sobre los cuatro sonidos del llamado motivo-BACH, correspondientes a letras-números (14)-sonidos
por su aparición en la última fuga inacabada de su "Arte de la Fuga",
pero en el caso del "Tombeau" de Froberger anterior en un siglo ya que Bach falleció en 1750 
y esta pieza data de 1652, año en que falleció Blancherocher,
se ve un ejemplo temprano y ominosamente profético que con su caracter fatal, mortuorio, desgarrador,
impetra nuestra ayuda si es que eso fuera posible.
Ambas obras surgen en una especie de páramo desolado de las almas, 
como al margen de convencionalismos religiosos comprometidos e insinceros de última hora,
como si se implorase a alguien que pudiera entender nuestro dolor, nuestra soledad, nuestro desamparo.
Sin duda, el dolor de Froberger por su amigo se transmite en el más acá desde ese momento cercano a su fatal desenlace que presenció,
pero más allá  de ese tiempo ya lejano nos sigue conmoviendo desde su propio más allá y nos llaman para suplicarnos que nos apiademos de ellos.

R.I.P

tombeau.wav
tombeau.pdf
index.htm

14-3-2018