Villancico -Levanta, Pascual, levanta, aballemos a Granada, que se suena qu'es tomada. Levanta toste priado, toma tu perro y çurrón, tu çamarra y çamarrón, tus albogues y cayado. Vamos ver el gasajado de aquella ciudad nombrada, que se suena qu'es tomada. -Asmo cuidas que te creo. ¡Juro a mí que me chufeas! Si tú mucho lo desseas ¡soncas! yo más lo desseo. Mas alamiefé no veo apero de tal majada. Que se suena qu'es tomada. -¡Ora pese a diez contigo, siempre piensas que te miento! ¡Ahotas que me arrepiento porque a ti nada te digo! And'acá, vete conmigo, no te tardes más tardada, que se suena qu'es tomada. -Déxate desso, carillo: curemos bien del ganado, no se meta en lo vedado, que nos prenda algún morillo. Tañamos el caramillo, porque todo lo otro es nada. Que se suena qu'es tomada. -Pues el ganado se estiende, déxalo bien estender, porque ya puede pacer seguramente hasta allende. And'acá, no te estés ende, mira cuánta de ahumada, que se suena qu'es tomada. -¡O qué reyes tan benditos! Vámonos, vámonos yendo, que ya te voy percreyendo según oyo grandes gritos. Llevemos estos cabritos porque havrá venta chapada, que se suena qu'es tomada. -Aballa, toma tu hato, contaréte a maravilla cómo se entregó la villa, según dizen, no ha gran rato. ¡O quién viera tan gran trato al tiempo que fue entregada, que se suena qu'es tomada! -Cuenta, cuéntame las nuevas, que yo estoy muy gasajoso, mas no tomaré reposo hasta llegar do me llevas. ¡Chapado zagal apruevas! Dios nos dé buena jornada, que se suena qu'es tomada. -Yo te diré como fue: que nuestra reina y el rey, luzeros de nuestra ley, partieron de Santafé, y partieron, soncas, que dizen que esta madrugada. Que se suena qu'es tomada. Luego allá estarán ya todos metidos en la ciudad con muy gran solenidad, con dulces cantos y modos. ¡O claridad de los godos, reyes de gloria nombrada! Que se suena qu'es tomada. ¡Qué consuelo y qué conorte ver por torres y garitas alçar las cruzes benditas! ¡O qué plazer y deporte!. Y entraba toda la corte a milagro ataviada. Que se suena qu'es tomada. Fin. Por vencer con tal vitoria los reyes nuestros señores, demos gracias y loores al eterno Rey de Gloria, que jamás quedó memoria de reyes tan acabada: que se suena que es tomada. Música y texto de Juan del Encina Archivos asociados: Encina24.pdf Encina24.mid

Lírica.htm