Partísteos, mis amores, y partió mi plazer todo y murió. No partió mi pensamiento, y vino mi perdimiento. No murió el contentamiento que me dió la causa que me perdió. Parió la gloria de veros, no el plazer de obedeceros; mas el temor de perderos, que creció, todo mi bien destruyó. Música de Juan del Encina. Archivos asociados: Encina25.pdf Encina25.mid

Lírica.htm