Villancico Pues que mi triste penar siempre crece y es más fuerte, más me valdría la muerte. Que la gloria que recibo en ver vuestra hermosura me tiene siempre cativo con dolores y tristura; y me hace desear, viendo mi pasión tan fuerte, mil vezes, triste, la muerte. Y con este tal deseo vivo sin vida penando, que jamás nunca poseo el galardón que demando, y querría ya trocar esta desastrada suerte por vivir vida sin muerte. Fin. Es dulce penosa vida viniendo de vuestra mano, mas no siendo vos servida el morir es lo más sano; y en morir, la vida gano: siendo tan triste mi suerte más me valdría la muerte. Música y texto de Juan del Encina. Archivos asociados: Encina26.pdf Encina26.mid

Lírica.htm