Villancico -Una amiga tengo, hermano, galana de gran valía. -¡Juro a diez, más es la mía! -¡Júrote para San Gil que si tú la conocieses ahotas que no dijeses haver otra más gentil. No puede ser entre mil otra de más galanía. -¡Juro a diez, más es la mía! -Ufano muestras que estás: sábete, y no te alboroces, que si la mía conoces yo cuido que te asmarás. -Ota, mira, verás que en beldad y loÇanía ¡juro a diez, más es la mía! -Al demoño me semejas, bien sabes de garatusas. Pues de la verdad rehusas aburramos las ovejas. Vamos ver las zagalejas: no estaremos en porfía. -¡Juro a diez, más es la mía! -No pienses que no barrunto tus lazos y guadramañas. Aunque piensas que me engañas yo sé más q'el diablo un punto. Por la tuya te pregunto: dime si es la que solía. -¡Juro a diez, más es la mía! -De la mía tú te sabe q'es muy garrida zagala. Tiénete tanta de gala que en el cuerpo no le cabe. No sé cómo te la alabe: mátame su donosía. -¡Juro a diez, más es la mía! -Es tan fuerte mi adamada que mata con su figura. En cuerpo y en gestadura no hay otra tan repicada. Siempre está recrestillada, y más cuando se atavía. -¡Juro a diez, más es la mía! -La mía tiene buen hato, buen copetón de cernejas; en ojos y en sobrecejas nadie le llega al çapato. Echa cuando no me cato un mirar de travesía. -¡Juro a diez, más es la mía! -Es mi dama muy aguda, y en el traje medio dueña, oxpretilla y aguileña, no tuerta ni tartamuda, no tetuda ni bocuda, muy sabionda en demasía. -¡Juro a diez, más es la mía! -No marra cosa en su gesta. Tiene buenas mamilleras, buena boca sin boheras, buenos molares y tiesta, buenas nachas, bien dispuesta: tiene en todo mejoría. -¡Juro a diez, más es la mía! -Ya tú sabes que en abono, aunque pese a San Capacho, que te tiene ella buen cacho, sin donas que yo le endono. Pues contigo me razono, contarte he su valería. -¡Juro s diez, más es la mía! -No se viste mi querida sino paños de color. De joyas de gran valor siempre está muy bien guarnida; saya plegada y frunzida a fuer de la serranía. -¡Juro a diez, más es la mía! -Azul se viste y pardillo la de quien soy namorado, adoques de colorado y las cintas de amarillo; buena gorguera y texillo, cercillos, botonería. -¡Juro a diez, más es la mía! -Mi dama buen capillejo, y alfardas bien orilladas, buenas bronchas granujadas, buen mantón del tiempo viejo, y çapatas de bermejo y faxa de polecía. -¡Juro a diez, más es la mía! -En somo de las laderas, por los valles, por los cerros, ándole buscando berros, cornezuelos y acederas. Sírvola de mil maneras por le dar mil maneras por le dar más alegría. -¡Juro a diez, más es la mía! -Tráyote tortolillas, assisones y abutardas, páxaras blamcas y pardas, cogujadas y abubillas, belloritas, maravillas y gavanças cada día. -¡Juro a diez, más es la mía! -Repullo mil chançonetas, úrdole mil remoquetes, hágole mil sonsonetes, cálçole mil çapatetas. Tráyole mil berbelletas y aún ella más merecía. -¡Juro a diez, más es la mía! -Ora juro a non de Dios, tus trobas y cantilenas que dizen que son ajenas y el dueño tú no lo sos. Desenártote entre nos aunque estás en terrería. -¡Juro a diez, más es la mía! -¡Bien me place dessa ñota! ¡Hidesputas rabadanes!- ladran detrás como canes y no saben una jota. No les daré más bellota del enzinal que solía. -¡Juro a diez, más es la mía! Fin. -Otearte quiero ya de buen llotro y de buen rejo, qu'el cordojo y sobrecejo ya quitando se me va. Anda, carillo, anda acá, dexemos la temosía. -¡Juro a diez, más es la mía" Música y texto de Juan del Encina Archivos asociados: Encina36.pdf Encina36.mid

Lírica.htm