Villancico Hermitaño quiero ser por ver, hermitaño quiero ser. Por provar nueva manera mudar quiero mi vestir, porque en el traje de fuera desconoçan mi bivir. No mudaré mi querer: por ver, hermitaño quiero ser. Serán mis hábitos tales que digan con mi dolor: será el paño de mis males, será de fe la color, y el cordón de padecer: por ver, hermitaño quiero ser. Será hecho mi cilicio de muy áspero tormento, texido con mi servicio, cosido con sufrimiento, y helo siempre de traer: por ver, hermitaño quiero ser. Las cuentas para rezar han de ser cien mil querellas, el bordón para esforçar ha de ser la causa dellas; y pues me dexé vencer, por ver, hermitaño quiero ser. Crecerán mis barvas tanto cuanto creciere mi pena. Pediré con triste llanto "Dad para la Madalena", si me quisieren valer; por ver, hermitaño quiero ser. No peinaré mis cabellos ni descansarán mis ojos hasta que se duela dellos quien me causa mil enojos. Si se quisiese doler, por ver, hermitaño quiero ser. Haré vida tan estrecha que peor será que muerte, porque no tengan sospecha que bivo por otra suerte, y no tomaré plazer: por ver, hermitaño quiero ser. Andaré sin alegría aquexado de cuidados, por los páramos de día, de noche por los poblados; y assí quiero fenecer: por ver, hermitaño quiero ser. Quiçá que por mi ventura, andando de puerta en puerta, veré la gentil figura de quien tien mi vida muerta. Si saliese a responder, por ver, hermitaño quiero ser. Los sospiros encubiertos que he callado por mi daño ora serán descubiertos en hábito de hermitaño. Ora ganar o perder: por ver, hermitaño quiero ser. Pensarán los que me vieren que sospiro con pobreza. La que mis ojos ver quieren bien sentirá mi tristeza. Bien me sabrá conocer: por ver, hermitaño quiero ser. Fin. ¡O qué bienaventurança ternía mi coraçón si cumpliesse mi esperança viéndome en tal religión! Haré todo mi poder por ver, hermitaño quiero ser. Música y texto de Juan del Encina Archivos asociados: Encina46.pdf Encina46.mid

Lírica.htm