Romance ¿Qu'es de tí, desconsolado, qu'es de ti, rey de Granada? ¿Qu'es de tu tierra y tus moros, donde tienes tu morada? Reniega ya de Mahoma (¡!) y de su secta malvada que bivir en tal locura es una burla burlada. Torna, tórnate, buen rey a nuestra ley consagrada, porque, si perdiste el reino, tengas el alma cobrada.(¡!) De tales reyes vencido honra te deve ser dada. ¡O Granada noblecida, por todo el mundo nombrada, hasta aquí fueste cativa y agora ya libertada! Perdióte el rey don Rodrigo por su dicha desdichada, ganóte el rey don Fernando con ventura prosperada, la reina doña Isabel, la más temida y amada: ella con sus oraciones, y él con mucha gente armada. Según Dios haze sus hechos (¡!) la defensa era escusada, que donde Él pone su mano lo imposible es casi nada. Música y texto de Juan del Encina Archivos asociados: Encina6.pdf Encina6.mid

Lírica.htm