Todos los bienes del mundo pasan presto y su memoria, salvo la fama y la gloria. El tiempo lleva los unos, a otros fortuna y suerte, y al cabo viene la muerte, que no nos deja ningunos. Todos son bienes fortunos y de muy poca memoria, salvo la fama y la gloria. La fama bive segura aunque se muera su dueño; los otros bienes son sueño y una cierta sepoltura. La mejor y más ventura pasa presto y su memoria, salvo la fama y la gloria. Procuremos buena fama, que jamás nunca se pierde, árbol que siempre está verde y con el fruto en la rama. Todo bien que bien se llama pasa presto y su memoria, salvo la fama y la gloria. Música de Juan del Encina Archivos asociados: Encina61.pdf Encina61.mid

Lírica.htm