Esta obra de Nielsen, "Salmos y otros Cánticos espirituales", guarda una relación filial
con otra muy desconocida de F.Liszt, "Antífonas y Responsorios".
Antecedente que posee idénticas características que las armoníosas piezas de Nielsen.
Incluyo aquí los ocho "Responsorios" de la primera de las cinco secciones que tiene el original
para que puedan cotejarse ambas obras y compositores.
(Los archivos *.mscz pueden abrirse con "Muse Score".)

Lo que parecen sugerir estas dos obras musicales es que no están del todo integradas con los textos que las promueven
sino que más bien están como "adosadas", casi como si fueran pretextos,
tal vez como resultado del esfuerzo musicológico iniciado por el movimiento cecilianista pero nada en común con el estilo propio de ambos compositores,
quizá en busca de una reminiscencia reformista en el caso de Nielsen y contrarreformista en el caso de Liszt
que adosa sus armonías sobre melodías gregorianas previas en un estilo homofónico, por cierto, con una grafía musical de lo más novedoso aparentemente, 
aunque en realidad ya se había aplicado siglos atrás lo mismo que el tratamiento homofónico como puede verse por ejemplo en el Salterio de Ginebra del siglo XVI.
Algo parecido sucede en el caso de la  obra de Nielsen,
aunque no adosando sus homofonías literalmente como en el caso de Liszt a unas melodías previas,
sino adosando sus armonías a unos textos de carácter espiritual. Reitero lo de "adosado" porque no siempre
se integran y viven "juntas" letra y música, por ejemplo, el propio Liszt transcribió cientos de lieder de él mismo
y otros compositores así como de otras obras vocales para piano solo indicando el camino de liberar la música
de la esclavitud al texto e incluso inventando el "poema sinfónico" desprendido de los textos como gran forma
que muchos después siguieron siendo el propio Nielsen uno de sus discípulos en ese campo.

Por ello he realizado en ambos casos una versión despojada de los textos que en los dos casos pueden ser encontradas
on line y en versión para órgano como referencia a ese entorno eclesial pero ya alejándose hacia una introspección más personal.

Creo que esta obra de Liszt reinaugura una tendencia músico-espiritual ya bien establecida en los corales para órgano de Bach coral.htm
reminiscentes a su vez de modelos musicales del pasado reformista y que tendiendo puentes que pasan por la citada obra de Nielsen
llega hasta el segundo y más notorio período compositivo, el conocido como "minimalismo sacro" de Arvo Pärt.

salmer.htm