En los escritos de Al-Mamún (786-833) e Ishaq Al-Mawsili (767-850) 
se utilizó una notación musical basada en las letras del alfabeto árabe.
Correspondencia entre la notación árabe y la europea  
Letras árabes:  lam   sin   dal  ra  mim fa sad
Notas :         la    si    do   re  mi  fa sol
Es de suponer que desde  antes de la teorización por escrito
se usara en forma práctica y se conocieran a partir de 711 con la invasión árabe de la península ibérica 
al menos los nombres de las notas tanto en oriente como en occidente.

Se dice que Hacia el año 780 de nuestra era el monje benedictino Pablo el Diácono (720-800)
influenciado por corrientes culturales provenientes del islam en la Europa medieval
tomó letras del alfabeto árabe con las que el sistema árabe, llamado "durr-i mufassal" 
cuya traducción es "perlas separadas", nombraba los sonidos musicales
e hizo un himno a San Juan Bautista, en la sílaba inicial de cada verso puso el nombre árabe de las notas, 
aunque utilizando como nota inicial el do.

 (dal)  Ut queant laxis  (Este nombre Ut, fue sustituido por Do)
 (ra)   REsonare fibris 
 (mim)  MIra gestorum 
 (fa)   FAmuli tuorum 
 (sad)  SOLve polluti 
 (lam)  LAbii reatum 
 (sim)  Sancte Ioannes. 

Una posible traducción: 

“Para que puedan
resonar en sus fibras
las maravillas de tus milagros 
de tus siervos
disuelve la impureza
de sus labios deudores 
San Juan.”

Años después, alrededor del año 1030, Guido d,Arezzo utilizó la primera sílaba
de los seis versos primeros de la primera estrofa del citado himno dejando de lado y latente el séptimo verso
para elaborar un complejo sistema de notación musical y aplicación solfeística y desde entonces conocemos las notas musicales con éstos nombres.

H.G.Farmer sugiere que las notas no se tomaron del himno sino que el himno surgió de las notas.
Si la iglesia, amenazada por la invasión árabe en Europa que se había iniciado en 711 en España,
quiso exorcizar todo lo islámico podrían haberse tomado esas silabas del árabe y componer, en una primera fase,
en el siglo VIII por Paulo el Diácono, un himno confrontándolas, sugiriendo lo de los "labios impuros"
de los árabes, y aludiendo sutilmente a su "bautizo" dentro de un himno ofrendado a S.Juan Bautista.
Si fue esa la intención habría sido una de las primeras si no la primera "mudejarización" de la historia... 
más tarde en el siglo XI Guido d,Arezzo, otro monje benedictino buen conocedor de las tradiciones de su orden 
retomó el tema del las silabas árabes vinculadas a la escala diatónica,
compuso probablemente la música sobre el texto del himno y estableció su sistema exacordal,
denominando a este sistema de entonación, "solmización" y "solfeo".
A finales del siglo XVI, fue "descubierta"  la séptima nota, que recibió el nombre de SI (de Sancte Ioannes)
y aunque  Ramos de Pareja Ramos de Pareja propuso una solmisación diferente a la de Guido:
"psal lan tur per voces IS tas" en la que se advierte que la séptima nota porta el nombre retrogrado de SI,
prevaleció la propuesta de Anselmo de Flandes quien asignó a la séptima nota la silaba SI.
En el siglo XVII  Giovanni Battista Doni cambió la nota UT por DO, ya que esta sílaba, por terminar en vocal, se adaptaba mejor al canto.

Visto retrospectivamente cabe preguntarse qué ocasionó que se postergase y no se concluyese  durante siglos la nomenclatura del sistema musical.
Si se observa con cuidado se advierte que el séptimo verso de la citada estrofa del himno tiene dos palabras como el resto de versos
pero integra dos sílabas iniciales en vez de una como sucede con las seis sílabas restantes,
y como sucedía que la nota que debía ser nombrada por una sola sílaba tenía una doble realización sonora, como SI be mol (b) y como  SI be dur (♮)  
originó una ambigüedad e indecisión crucial a la hora de nombrarla, como por otra parte se conocían las letras-clave, A = LA, B = SI, C = DO, D = E, F = FA, G = SOL
se dio en referir a esa nota doble como B mol (b) o B dur (d)* elidiendo el nombre de SI y quedando latente y al margen del resto de notas hasta el siglo XVI.

*(Propongo la "d" de "dur" o bien de "duplex" como espejo retrogrado de "b" que me parece más apropiado 
como sustitución del signo extraño y dificil de tipografiar de becuadro, ♮, basta observar que no se puede usar con caracteres ASCII,
además como signo gráfico es más preciso y simbólicamente sustituye bien junto a su pareja, "b-d", al obsoleto "be dur"-"be mol".)

Especulando a posteriori sobre una posible solución a ese dilema solfeístico acontecido históricamente
se podría sugerir que las notas referidas como "be mol" y "be dur" se las nombrase -llamándolas "BEB" y "BED" 
y resolviendo de nuevo el problema de dicción suscitado por la sílaba "Ut" reconvertida en la nota "Do" en el siglo XVII ,
lo que estaba ya fuera de las sílabas del himno y por tanto convirtiendo al sistema en uno híbrido,
asignar la sílaba "O", síntesis entre "Ut" y "Do" a la primera y octava nota del solfeo, quedando finalmente:
O  RE MI FA SOL LA BED O  / O RE MI FA SOL LA BEB O.

Se podría objetar a este ajuste cómo se entonaría la nota "BEb/d" con las seis restantes notas,
para contestar correctamente hay que tener en cuenta la diferencia que existe entre la "nota" como elemento gráfico 
y su nombramiento vocal en un solfeado convencional. Obsérvese que el bemol (b), el  becuadro (♮)  y el sostenido (#) 
son estrictamente elementos gráficos aptos para ser signos de modificación de la nota que los porta en una notación musical en una partitura,
referentes pero diferentes al  valor absoluto de las sílabas que se corresponden con ellos en el solfeado vocal,
en el mismo sentido matemático que se dice del valor absoluto de un número cualquiera,
por ejemplo el 5, cuando  no lleva el signo + o el signo - lo que lo podría redefinir como número natural o entero, positivo o negativo.
Así ya se puede responder que la hipotética nueva nota - sílaba "BEb/BEd" se solfearía como "BE" en relación a las sílabas DO, RE, MI, FA, SOL y LA
y como "BEd" / "BEb" en relación a la fundamental y su octava "O" por consideraciones históricas, musicológicas y eufónicas,
gráficamente portaría el signo de "b" o de "d" (sustituyendo al becuadro) como referente a la doble entonación de la misma nota como está establecido en la notación convencional musical.
Por consideraciones gráficas se podría establecer la forma "BEd" / "BEb" para marcar la diferencia entre el nombre absoluto y sus signo accidentales
aunque bien entendido que como se dijo al comienzo la pronunciación tanto de "BEB /BED", "bed / beb","BEb / BEd" sería la misma en todos los casos.
Los  pasos descendentes como O-BEd-La / O-BEb-La que adosan dos consonantes pueden suprimir la d o b asociadas como signos pero prescindibles como valor absoluto al solfearlos.
A la inversa, incluso se podría por extensión de la ligadura "BEd O / BEb O aplicarla a otras sílabas, por ejemplo, REd O / REb O, MId O /MIb O...
siempre en relación interválica extendida "sensible" hacia la tónica, O, o bien pueden asimilar o ligar unas consonantes a otras como se ve más abajo en el ejemplo del MotivoBACH.
Esto son algunas muestras de la flexibilidad de tal sistema, y hay más.

Obsérvese que en realidad la "B" era una letra clave que junto a la "A", la "G", etc. remontaba al alfabeto griego heredado por el latino,
y en caso de dudas se prefirió, más que referir como nota "SI" sin demasiada solera, la solución Alfa-Bética que enfatizo para ver de nuevo,
de esta manera se introducía como cuña  una letra-clave griega la "B" al resto de sílabas latinas
aunque sin resolver definitivamente el problema del solfeo pendiente porque o bien se solfeaba de acuerdo a una única sílaba
dos notas correpondientes a dos sonidos diferentes o había que poner un nombre doble a esa nota doble,
la historia eligió parcialmente ya que si por una parte reasignó de nuevo como nota "SI"
siguió bajo cuerda refiriéndose al "bemol" y al "bedur" como todavía se ve su uso en el sistema tonal,
por supuesto, se puede solfear solo con letras-clave haciéndolas corresponder a notas como en la notación alfabética musical inglesa o alemana
pero sigue existiendo el mismo problema de dualidad, obsérvese, por ejemplo, el conocido como MotivoBACH


bach.htm
en el que las cuatro notas, SIb LA DO SI♮ referencian las cuatro letras, B, A, C, H, dos de las cuales C y H se pronuncian como J española, como se ve la B y la H ya son dos letras diferentes que se refieren a la misma nota musical, SI, pero que en el caso del primer SI gráficamente porta el signo de be mol y el segundo SI porta el signo be cuadro. Si se solfease convencionalmente como se acostumbra se diría, SI, LA, DO, SI sin referencia a los signos accidentales Con el sistema amalgamado con correciones que he propuesto se diría, "BE, LA, O, BE" en forma abreviada o en forma completa, "BEB LA O BED" ligando la B con la L. Así se habría superado el problema que originó el complicado sistema exacordal de Guido creado para soslayar la séptima nota, "SI" en relación de tritono (diabolus in musica) con la nota FA, el cual, llamando al exacordo "duro" (SOL LA SI DO RE MI ) DO RE MI FA SOL LA, dejaba fuera al SI b cuadro, lo mismo cuando se refería al exacordo "blando, mol" (FA SOL LA SIb DO RE) por medio de las notas DO RE MI FA SOL LA, dejaba fuera el SI bemol y finalmente, denominando "natural" al exacordo obvio (DO RE MI FA SOL LA) asociado a las misma notas dejaba fuera tanto al be dur como al be mol. En realidad, no se puede dejar fuera al tritono, en el exacordo "duro" el Fa # o Fa be cuadro está latente "acechando", y en los otros dos casos "tienta" igualmente o como "SI" o como "FA" y es como salir de Málaga y meterse en Malagón pues evitando el intervalo de tritono = 6 semitonos por demoníaco se homenajeaba con un sistema de 3 exacordos = 6 6 6 (Sol-Mi, Do-la, Fa-re) al mismo que tiempo se anulaban simbólicamente los elementos séptimo y octavo (sensible y tónica) que culminan el sistema tonal. Obsérvese que la "O" del sistema propuesto simboliza la octava como unión del primer elemento y del último elemento, 8, además de ser la letra inicial de octava, también es la única vocal simbolizando su origen puramente vocal a diferencia del resto de sílabas que portan consonantes por su parte la "d" y la "b" iniciales de "dur" y "be" a su vez hacen de "liaison" con la "O" suavizando la pronunciación, obsérvese que en el caso de "BEd" la ligadura BEd-O = BE DO confirma la solución histórica. En fin, el elemento propuesto, "O", considerándolo como primero y último tiene mucha importancia práctica y simbólica ya que su no plena comprensión fue lo que atascó definitivamente la propuesta de Ramos de Pareja quien, al diferenciar con un nombre la primera nota de su octava, no entendió la naturaleza modular y la necesidad de cancelar el sistema de solfeo, en el mismo sentido que juega el 0 en matemáticas como cancelación del sistema de números naturales y su ulterior modulación en potencias análogas a las octavas musicales. (Como final sugiero algunos símbolos interesantes asociados a "b/d " y a "O" - El parecido gráfico de B y 8 y O y 0 que hacen de "sensibles" entre las notas antiguas "SI" (7ª) y "DO" (8ª) y las nuevas propuestas "BEd y "O" ,ligadas como "BEd O - Su parecido gráfico con la figura musical de "blanca" configurado por una "cabeza" y una "plica", - Obsérvese que gráficamente "bd" enfrenta mientras que "db" unifica, en un caso simbólicamnete significaría oposición, disonancia, en otro consonancia, armonía - Diablo = 2 = I I, Dios = 1 = I... - Su conexión simbólica con el "REBIS" = cosa doble, representado en el arcano 22 en algunos tarots como dos ramitas = Neutralización de los contrarios - ...) Bibliogr. F.Meninski "Thesaurus Linguarum Orientalum" (1680) Alexandre de Laborde "Essai sur la Musique Ancienne et Moderne" (1780) G.A.Villoteau "Description de l,Egypte" (1827) H.G.Farmer "A History of Arabian Music" (1929) pomorans.htm

27-3-2017